22 Consejos para una entrevista de trabajo exitosa

La importancia de una entrevista de trabajo

Una entrevista de trabajo es la mejor oportunidad para que la empresa conozca mejor al candidato y evalúe si sus aptitudes y su cualificación se ajustan al empleo requerido, y permite que el candidato conozca mejor el entorno laboral y obtenga informaciones que le ayuden a decidir si esa oferta de trabajo es la adecuada o no.

En este artículo, te daremos una lista de consejos que te ayudarán a mejorar tu rendimiento en las entrevistas y a aumentar tu confianza:

Investiga la empresa

Lo primero que debe hacer el solicitante antes de acudir a una entrevista es consultar el sitio web de la empresa para hacerse una idea general de su historia, sus convicciones y su misión; después se recomienda consultar otras fuentes y leer algunas de las opiniones de los clientes y los empleados para ver si ese lugar de trabajo se ajusta con sus expectativas. 

Prepara algunas preguntas frecuentes

Hay muchas preguntas que se repiten en todas las entrevistas de trabajo y que debes saber responder; responder a estas preguntas en voz alta te ayudará a organizar y aclarar tus ideas y reforzará tu comodidad y confianza.

A continuación te ofrecemos una lista de algunas preguntas comunes que el director de contratación podría hacerte y que puedes utilizar para tu simulación de entrevista:

  • ¿Cómo se enteró de la empresa o del puesto?
  • Háblame de usted.
  • ¿Por qué ha elegido nuestra empresa?
  • ¿Qué aportará a la empresa?
  • ¿Cuáles son sus puntos fuertes?
  • ¿Cuáles son sus puntos débiles?
  • Háblame de su formación académica.
  • Háblame de su experiencia laboral anterior.
  • ¿Por qué dejó su último trabajo / por qué le despidieron?
  • ¿Cómo maneja el estrés?
  • ¿Cuáles son sus objetivos y expectativas profesionales?
  • ¿Cuál es su expectativa salarial?

Articula tus respuestas

A la hora de responder a las preguntas, tómate tu tiempo, concéntrate y sé conciso. Recuerda que es tu oportunidad de dar una buena primera impresión, de mostrar tus habilidades comunicativas y de vender tus puntos. 

Prepara preguntas inteligentes 

Al final de la entrevista de trabajo, una vez que hayas dado información sobre ti mismo y hayas vendido tus puntos, debes hacer preguntas al entrevistador sobre la empresa, sobre la cultura del lugar de trabajo y sobre los retos a los que se enfrenta la empresa. Hacer preguntas demuestra tu entusiasmo por el trabajo y también te permite comprender mejor si la oferta de trabajo es adecuada para ti.

Si le dices al entrevistador que no tienes ninguna pregunta, puede considerarse una señal de que no estás interesado en el puesto o de que no te estás tomando en serio esta oportunidad. Te recomendamos que prepares una lista de 4-5 preguntas para hacer antes de la entrevista. Aquí tienes un ejemplo de preguntas que puedes hacer:

  • ¿Cuáles son las principales responsabilidades?
  • ¿Cuáles son los obstáculos que encuentran la empresa y los empleados?
  • ¿Puede hablarme de la cultura de la empresa y sus valores?
  • ¿Puede darme más informaciones sobre el equipo con el que voy a trabajar?
  • ¿Cuáles son los siguientes pasos después del proceso de entrevista?

Tu lenguaje corporal

La forma en que te presentas en una entrevista de trabajo dice muchas cosas sobre tu personalidad y es un indicador de tu comodidad, confianza e interés. Por eso, para dejar una buena impresión en tu entrevista, sé consciente de cómo utilizas tu lenguaje corporal.

El lenguaje corporal es la forma en que te comunicas utilizando tus movimientos, expresiones faciales, gestos, tono de voz y postura. Durante una entrevista de trabajo, todos estos elementos tácitos desempeñan un papel importante y revelan tus emociones (nerviosismo o tranquilidad). Mantenga un lenguaje corporal neutro y positivo, de este modo el entrevistador se fijará en lo que está diciendo.

Los principales elementos de comunicación tácita que debes tener en cuenta son los siguientes

  • Buena postura
  • Apretón de manos firme
  • Contacto visual eficaz
  • Receptividad: sonreír y asentir con la cabeza
  • Respiración profunda: ayuda a calmar el cuerpo y a reducir el estrés 

Copia de tu currículum

Aunque la empresa ya tenga tu currículum, es recomendable imprimir una copia y llevarla a la entrevista y utilizarla para afrontar sus dudas y preguntas. Esto demuestra que eres una persona organizada y preparada.

Come sano 

Comer de forma saludable antes de la entrevista puede ayudarte a reducir el estrés y a aumentar la energía y la concentración. Son muy recomendables los alimentos que contienen proteínas, fibra e hidratos de carbono, como gachas, tostadas integrales o huevos para el desayuno y ensalada o frutas para el almuerzo.  

Tu atuendo

Asegúrate de tener un conjunto de ropa formal limpia y planchada al menos un día antes de la entrevista. Una atuendo formal apropiado y un buen perfume tendrán un gran impacto en tu rendimiento.

Sea puntual 

La puntualidad es muy importante y demuestra profesionalidad y respeto a las personas con las que te relacionas y da una buena primera impresión. Por otro lado, llegar tarde el día de tu cita muestra al entrevistador tu falta de organización y consideración hacia los demás. Se sugiere que llegues incluso diez o quince minutos antes. En el caso de que llegues tarde porque haya ocurrido algún imprevisto, debes enviar un correo electrónico e informar al responsable de la contratación y disculparte por tu retraso tanto en el correo electrónico como al llegar.

Controla tus comportamiento

Los siguientes consejos sobre modales y comportamiento muestran cómo debes presentarte e interactuar con la gente:

  • Sé amable: Recuerda ser amable y mantener una sonrisa en tu cara. 
  • Escuchar: escuchar es una de las estrategias más importantes y demuestra tus habilidades comunicativas y tu interés por lo que dice el entrevistador.
  • No seas demasiado familiar: Es bueno aportar pasión y energía a la entrevista, así como hacer preguntas, pero no te extralimites en tu papel de buscador de empleo y asegúrate de mantener la profesionalidad.
  • No hables demasiado: Dar al entrevistador más informaciones de las que ha pedido puede ser un gran error, por lo tanto, sé conciso y mantén la sencillez y la claridad.
  • Utiliza un lenguaje apropiado: Utilizar un lenguaje apropiado y respetuoso te permitirá establecerte como un profesional seguro de sí mismo y definir tus credenciales con autoridad.

Tus hobbies/pasiones

Una de las preguntas más habituales durante una entrevista de trabajo es «¿qué te apasiona?», a este tipo de preguntas, contesta con sinceridad y da la información justa sin excederte. El objetivo del entrevistador es saber más sobre quién eres fuera de la oficina y si eres una persona comprometida.

Habla de tus experiencias como voluntario

Esta pregunta puede considerarse la mejor oportunidad para aumentar tus posibilidades de ser contratado, de hecho, al resaltar tus experiencias de voluntariado, demuestras tu interés por el trabajo de impacto social y las competencias que aprendiste, como la creatividad, la resolución de problemas, el liderazgo y la comunicación. Asegúrate de mencionar cómo estas habilidades te ayudarán en el puesto que solicitaste.

Tus puntos fuertes y débiles

Cuando el entrevistador te pregunte por tus puntos fuertes y débiles, intenta centrarte más en los primeros y ser sincero en los segundos, sin dar demasiados detalles. Sobre tus puntos fuertes, remarca cómo estos elementos te convierten en el mejor candidato para el puesto y la empresa. A la hora de hablar de tus debilidades, relájate y no te asustes. Aquí debes hablar de una debilidad que no esté relacionada con el puesto de trabajo y que no te impida realizar tus tareas como es debido.

Vende tus puntos 

Durante una entrevista, debes comunicar al entrevistador todos los puntos de venta que te convierten en la persona perfecta y te diferencian de los otros candidatos. Venderte a ti mismo significa hablar de tus principales puntos fuertes de forma honesta y concisa.

Cómo manejar las preguntas ilegales o inapropiadas

Las preguntas relacionadas con la familia, la nacionalidad, el género, la raza y la religión se consideran ilegales y no deberían hacerse durante una entrevista de trabajo, pero aun así, hay muchos entrevistadores que las hacen. Por eso es bueno saber cómo enfrentarse a ellas. Lo mejor es evitarlas indirectamente y dar un giro a la conversación y centrarse en tus habilidades y experiencias.

Cómo reducir la ansiedad 

La ansiedad tiene ventajas y desventajas, de hecho puede motivarte, mantenerte alerta y darte más energía para dar lo mejor de ti, pero si el nivel de ansiedad es alto, esto puede causar agitación, distracción y puede debilitar tu memoria. Así que para evitar el lado malo de la ansiedad el día de tu entrevista aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte:

  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas y las comidas copiosas.
  • Investiga la empresa y toda la preparación el día anterior y no el mismo día de la entrevista
  • Lee tu libro favorito o escribe tus pensamientos 
  • Practica ejercicios de respiración

Cómo responder a la pregunta «háblame de ti»

El entrevistador suele empezar la entrevista con esta pregunta. No te dejes engañar por esta pregunta, parece fácil pero le da al entrevistador una idea general sobre ti y tu formación, así como tus planes para el futuro. Además, evita entrar en detalles y hablar de tu vida personal y tus problemas. La mejor manera de responder es resumir: tus estudios, tus experiencias laborales y tus pasiones. No olvides que es una oportunidad de oro para vender tus puntos y dar una gran primera impresión. 

Sobre tus experiencias laborales anteriores

Esta es una de las preguntas más importantes para las que debes prepararte. Responde a esta pregunta retomando tu historial laboral y céntrate en los obstáculos a los que te has enfrentado, en tus responsabilidades, logros y en las habilidades que has aprendido. Por ello, te recomendamos que destaques los aspectos positivos y evites los negativos. 

Salario y expectativas de beneficios

Esta pregunta es complicada y delicada y puede responderse de diferentes maneras. La primera estrategia es darle la vuelta a la pregunta y pedir la mejor oferta del entrevistador. La segunda forma es dar un precio concreto y razonable. En este caso, busca cuál es el salario común para este tipo de trabajo y ten en cuenta tus habilidades y tu carrera.

Evita estos errores comunes

Hay algunos errores que muchos candidatos cometen sin darse cuenta, sobre todo por el estrés y el pánico. Pero, como ya se ha dicho, es empírico parecer profesional y educado durante la entrevista. Así que para dar una buena impresión, evita estos errores:

  • utilizar el teléfono mientras esperas o durante la entrevista
  • llevar bebidas contigo
  • Hablar mal de tus anteriores jefes
  • No escuchar mientras el entrevistador habla
  • Ser demasiado familiar y utilizar bromas

Una nota de agradecimiento

Escriba una buena carta o nota de agradecimiento después de cada entrevista. En estas notas agradezca al entrevistador la oportunidad que te dio y la información que te proporcionó. Además, haz referencia a lo que hablasteis en la entrevista y discúlpate en caso de que hayas llegado tarde o no hayas actuado como se esperaba. 

No te rindas nunca

No te rindas si tu entrevista ha ido mal. Eso no significa que no estés preparado o que no seas la persona adecuada para ese trabajo. Ponte en contacto con el entrevistador y explícale las razones por las que tu actuación no ha sido buena y pregúntale si hay alguna oportunidad de mostrar tus habilidades y cómo puedes contribuir. 

Deja un comentario